Ni “Grexit” ni el Euro. La solución en Grecia se llama socialismo. Por Joan López

GreciaLo que les está ocurriendo a muchos miembros de Syriza es similar a lo que ya les debe estar  sucediendo a los de otras formaciones de izquierdas de nuevo cuño, con un lenguaje y unas propuestas muy “radicales” pero sin un programa socialista acabado. Y es que entre bandazo y bandazo, van aprendiendo lecciones a base de golpes. El problema es que no hay mucho tiempo para aprender.

El pasado 20 de febrero se produjo un importante retroceso para el pueblo griego en su lucha contra la austeridad, a pesar de que Tsipras lo calificó de “una batalla ganada dentro de la guerra”. Con la premisa de  “ganar tiempo”, el gobierno de Syriza se comprometió a pagar puntualmente los compromisos de la deuda, para lo cual traspasó sus propias líneas rojas y aceptó una serie de medidas antisociales. Primera lección a aprender sobre la lucha de clases: ─Si aceptas el capitalismo y sus reglas del juego, al final te ves obligado a doblegarte ante sus exigencias.

Lo vimos en Francia, con un Hollande que en su momento fue aclamado por la socialdemocracia europea como su gran esperanza blanca contra las medidas de austeridad.   De alguna forma, lo hemos visto ya en Grecia y podemos continuar viéndolo. Como decía Pablo Iglesias Posse, o con unos, o con otros, no se puede servir a dos amos al mismo tiempo. No importa lo “radical” que sea el discurso de un partido si  luego se ve  incapacitado para desatarse de las cadenas que le impone sistema.

Así fue cómo Tsipras comenzó a anunciar el retraso de la edad de  jubilación y la subida del IVA, lo cual además generó importantes tensiones internas entre las diferentes corrientes de su partido. Lo segunda lección que muchos están ahora  aprendiendo en el país heleno es la siguiente: ─ La debilidad invita a la agresión. Si alguien creyó ilusamente que practicando sacrificios humanos aplacarían la “ira de los dioses”, se equivocaba. Ahora quieren más sangre.

La  Troika, con tal de desbloquear el último tramo de 7.200 millones de euros del segundo rescate, exige ahora  una reducción drástica de las pensiones, un nuevo incremento del IVA, más privatizaciones, reducir los salarios en el sector público, otra reforma laboral y recortar 8.000 millones de euros de los presupuestos.

No obstante, las conclusiones del Comité Internacional de Expertos que lleva a cabo la auditoría del pago de la deuda Griega, fueron tajantes en su primer informe: “Grecia ni puede ni debe pagar su deuda”. En dicho informe, presentado por la presidenta del Parlamento griego, Zoé Konstandopulu, se califica a la deuda de “Ilegal, Ilegítima y odiosa” y aclara que las exigencias del BCE, el FMI y la UE, tienen como objetivo exclusivamente trasladar la deuda privada al sector público. Así pues, incluso en el caso de que se aceptase una reestructuración de la deuda, las consecuencias seguirían siendo, en definitiva, hacer que el pueblo pague por una crisis de la que no es responsable.

Konstandopulu  declaró que  el Parlamento está legitimado para usar todas las herramientas adecuadas para no pagar la deuda, aún más si pone en peligro los derechos de la mayoría de la población, y recordó cómo en 1953, Grecia alivió a Alemania de las exigencias de las reparaciones de guerra, a pesar de que se habían cometido crímenes contra la humanidad.

La respuesta del gobierno Syriza frente a los nuevos ataques de la Troika ha sido convocar un referéndum, para enviar un mensaje “democrático” y “soberano” de la población griega a Europa. No cabe duda que frente a dicho referéndum, todas las fuerzas progresistas de Europa hemos de decantarnos por el NO a las medidas de austeridad.

Sin embargo hay que destacar el hecho de que el pueblo griego ya se ha manifestado claramente, tanto en las urnas como en las calles, en contra de dichas medidas. El programa de Salónica (con el que se movilizó a la población y se ganaron las elecciones) se comprometía a no pagar la deuda ilegítima y a no ceder ante las exigencias del la Troika.

En la lucha de clases, la clave es audacia, audacia y más audacia, y este referéndum hace perder a Syriza un tiempo precioso. La Troika no va cesar en sus intenciones de aplastar los derechos y libertades del pueblo griego, aunque sea para dar un castigo ejemplar al resto de Europa. Ni siquiera por una supuesta deslegitimación de sus intenciones en una clara apuesta por el NO en las urnas, a pesar de que las fuerzas oscuras ya se están movilizando para que, o bien gane el sí, o bien se retire el referéndum a pocos días del mismo para continuar las negociaciones, lo cual es lo más probable, dado que la intención de Tsipras, más que romper con la Unión Europea,  son las de tener más fuerza para las negociaciones.

Incluso la UE se podría permitir el sacar a Grecia del Euro para dar ejemplo al resto de países con su hundimiento. Pueden haber llegado ofertas de Rusia, China, Venezuela… pero la economía griega está fuertemente ligada a la UE y tanto Rusia como China, por ejemplo, tienen intereses puestos en las privatizaciones en Grecia, por lo que impondrían también sus condiciones.

La campaña del miedo se ha intensificado, la amenaza de la salida de la UE va asociada al caos, el temor a un colapso económico como consecuencia está más que justificado, y la necesidad del gobierno de imponer el corralito cerrando los bancos no facilita las cosas. La deplorable actuación de la socialdemocracia Europea, no hace sino que dejar al pueblo griego abandonado a su suerte.

Ante este panorama tan negro, y tal y como nos demuestra la Historia en contadas ocasiones, a Syriza sólo le quedan dos opciones. O rendirse ante la Troika y ceder al miedo y a los chantajes, demostrando así que bajo este sistema no existe salida, o profundizando en su programa socialista para golpear duramente y sin vacilaciones al sistema.

En realidad, el programa de Salónica se basa en la creencia de que la Troika podría hacer concesiones profundas y de gran calado. Se ha demostrado que esto no es así. La siguiente lección a aprender es que: ─Para hacer una revolución, para poner abajo lo que está arriba y arriba lo que está abajo, ni se pide permiso a la clase dominante ni se negocia. Por lo tanto, a Syriza y en unión con otras fuerzas de izquierda, sindicales y movimientos sociales, no le queda otra que movilizar aún más a las masas y organizar a la clase trabajadora para llevar a cabo un programa que lleve a la clase obrera a hacerse con el control directo de los mecanismos de la economía y la política. Un programa que incluya el repudio unilateral de la deuda ilegítima, la renacionalización de todas las empresas públicas privatizadas, que fomente el control obrero en todas las empresas ante el peligro de sabotajes y cierres patronales, así como la creación de comités de lucha en barrios, centros de estudios, sectores industriales, empresas… Es necesario realizar un llamamiento a los trabajadores para que estén dispuestos a ocupar fábricas, hospitales y sectores estratégicos en caso de ser necesario. También es necesario buscar la alianza de los sectores progresistas del ejército y las fuerzas de seguridad ─que en el pasado ya se manifestaron a favor del pueblo en sus luchas─, para que se movilicen y se organicen ante la perspectiva de un golpe de estado. Pero ante todo, hay que ser consciente de que Grecia no conseguirá llegar muy lejos por sí misma. Es necesario llamar a las fuerzas progresistas de toda Europa y del mundo entero para que se movilicen en apoyo al pueblo griego en su lucha, de forma que lo que ocurra en Grecia sea ejemplo a seguir para el resto de trabajadores del mundo. Aún así, la victoria no estaría asegurada, pero se habrá abierto la senda por la que el resto de pueblos de Europa tenemos que seguir

Joan López

Barcelona el  30-06-2015

Posted on Juliol 2, 2015, in Uncategorized. Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: