CONSECUENCIAS (II)

Joan JulibertPor Joan Julibert*.

Estoy en una ciudad alemana, de las más grandes, hay diferentes campos de refugiados, me dirijo a uno que hay al norte de la ciudad. Cuentan los que viven ahí que las cosas han mejorado, que antes sólo había 10 baños para mil personas y el agua caliente sólo alcanzaba para las primeras 5 duchas, luego agua fría con temperaturas que aquí se llegan a los -10 grados, pero de media unos 0 en este invierno que les da la sensación que nunca se acaba, entonces enfermaban e iban al médico, siendo apenas una visita protocolaria y donde la receta era agua y té.

Ahora ha cambiado todo un poco, ya no viven todos juntos, aunque quedan muchos, les dan “containers”, habitáculos de metal que al menos les da derecho a intimidad, y se sienten más que están en casa. Parece que los baños han aumentado en número, no mucho más pero están contentos y el seguro médico les comienza a llegar, también parece que la receta del té y agua comienza a ir acompañada de antibióticos. Pero algunos problemas persisten, los kurdos son discriminados en su idioma, los afganos se les considera que no tienen derecho a recibir clases de alemán porque vienen de un país seguro y la comida, sobre todo la cena, es siempre la misma desde el primer día que llegaron, ensalada con queso. Cada noche lo mismo.

Es cierto que el gobierno alemán les da un ingreso de unos 130€ por persona y que ellos tienen sus contradicciones, están en Europa y quieren consumir como europeos y eso les lleva a un consumismo tan tonto como el que nosotros tenemos. Eso sí, parece que la economía alemana crece…El mercado encantado, el dinero circula, todo funciona, gran negocio este de los refugiados. La ayuda es un beneficio para un sistema que empezaba a envejecer. También la solidaridad entre ellos no es la esperada, hay rencillas por cuestiones de nacionalidad o religión, pero están todos juntos… Veremos que les depara el futuro.

De momento son la futura mano de obra de Europa, y no los queremos, sin embargo, Alemania no es tonta: todo esto es una inversión. Los mercados sonríen. Que vengan muchos, luego ya haremos una criba.

*Joan Julibert es miembro de Esquerra Socialista y actualmente trabaja en Alemania atendiendo refugiados

Posted on Març 14, 2016, in Opinión and tagged , , . Bookmark the permalink. Deixa un comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: