EL “PROCÉS CONSTITUENT” Y LA LEGALIDAD VIGENTE

EL -PROCÉS CONSTITUENT- Y LA LEGALIDAD VIGENTELos y las diputadas al Parlament favorables a la independencia son mayoría en la actualidad en base a una ley electoral injusta. La realidad es que el resultado electoral del 27S no dotó a los independentistas de una mayoría clara que sustentase las aspiraciones independentistas de los partidarios de los nacionalistas catalanes. Desde ese momento el procés quedó completamente deslegitimado.

El pasado miércoles 27, el pleno del Parlament aprobó las Conclusiones de la Comissió d’Estudi del Procés Constituent. Desde Esquerra Socialista discrepamos de dicho documento en consonancia con nuestro ideario federalista y con nuestros principios internacionalistas. Sin embargo, no coincidimos en las razones por las cuales nuestro partido, el PSC, no votó tal documento, ya que se ha puesto en cuestión la decisión adoptada por el Parlament como ilegal y antidemocrática al contravenir la vigente legalidad española. Es un argumento perfectamente lógico para aquellos que desde una perspectiva nacionalista defienden la unidad de España. Pero, ¿es defendible desde una perspectiva socialista?

Los pueblos y naciones deben ser capaces de adoptar las decisiones que consideren oportunas para construir su futuro, en pleno ejercicio de su soberanía. Las y los socialistas no tememos acudir a las urnas, al contrario, somos defensores del diálogo fraternal y del socialismo integrador, de clase e internacionalista, y de una democracia sin limitaciones ni complejos. Desde ESC no utilizamos argumentaciones legalistas. Nuestro objetivo es la construcción de una alternativa federal que supere el caduco autonomismo del 78 y que permita una unión libre, voluntaria y fraternal entre los pueblos.

La clase trabajadora debe oponerse de forma tanto activa como pasiva al cumplimiento de la legalidad cuando sean vulnerados sus derechos y libertades, así como de los más vulnerables. No debemos dejar de ejercer nuestro derecho de huelga, de manifestación o de asociación aunque la derecha, nacionalista española o nacionalista catalana, legisle en nuestra contra y presione a la magistratura. El error en la decisión del Parlament estriba por tanto no en la ilegalidad que supone contravenir al Tribunal Constitucional, sino carecer del necesario soporte democrático. Desde ESC consideramos que la independencia que se obstinan en clamar no garantiza a la clase trabajadora catalana la consecución de una sociedad socialista, justa e igualitaria, que revirtiera el perjuicio económico y social causado por el capitalismo y tuviera por objetivo la erradicación de la pobreza y las desigualdades.

Sin embargo, no son éstos los motivos esgrimidos por el PSC ni por el PSOE, tan sólo el respeto a la legalidad vigente. Discrepamos por tanto por duplicado: debimos votar en sentido negativo a consecuencia de la carencia en dicha declaración del sustrato democrático necesario, por un lado, y de objetivos socialistas por otro, pero nunca en base al respeto a una legalidad emanada de la clase heredera del régimen anterior. El internacionalismo socialista no significa en modo alguno combatir el nacionalismo catalán superponiendo otro nacionalismo aún más pesado y orondo, el español. Significa reconocer la existencia de las nacionalidades que conforman el estado, y tratar de hacer cooperar a las y los trabajadores de estas naciones en virtud del reconocimiento y respeto mutuos en relaciones federalistas constructivas y positivas, reconociendo la plurinacionalidad del estado y articulando de esta forma un estado federal republicano.

El reconocimiento de la nación catalana, reconocimiento expresado en los estatutos del PSC y en el Estatut de Catalunya, promovido por un President socialista y refrendado por el pueblo catalán, nos emplaza a ser consecuentes y por tanto asumir como natural la expresión democrática y pacífica del pueblo catalán en una consulta que le permita definir su futuro político. Es en esta cita donde el socialismo debe tratar de convencer al electorado de que la traducción lógica del internacionalismo socialista es la federación cooperante y colaborativa con el resto de naciones y pueblos del Estado, siempre de forma voluntaria, jamás impuesta por la fuerza, ni la de las armas ni la de las leyes. Se trata de convencer, no de vencer. En ningún caso puede supeditarse la voluntad popular, pacífica y democrática, al cumplimiento de la legalidad vigente.

En conclusión, como socialistas, las y los militantes del PSC adheridos a ESC rechazamos dicho documento de Conclusiones. Pero sólo desde una profunda base ideológica socialista podemos responder adecuadamente a los graves acontecimientos que se suceden en la actualidad política actual. Si como socialistas no sabemos identificar nuestros rasgos característicos, nuestros valores elementales y nuestra ética más clara, no podremos analizar los acontecimientos y satisfacer las demandas de la clase trabajadora de cualquier nacionalidad.

La Comisión Permanente de Esquerra Socialista de Catalunya – PSC

Posted on Juliol 31, 2016, in Comisión Permanente and tagged , , . Bookmark the permalink. 1 Comentari.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: